Agua en la Luna
Los análisis realizados por astronautas que viajaron en el Apolo 17 han determinado que la Luna podría tener cien veces más de agua de lo que se pensaba hasta el momento. Al menos esto es lo que han podido demostrar los expertos gracias a las rocas que trajeron los astronautas del satélite terrestre durante las famosas misiones Apolo, hace casi cuatro décadas.

Según estos datos, el manto superior lunar podría almacenar importantes cantidades de agua, tanto es así que los expertos consideran que en algunas partes del interior de la Luna podría haber tanta agua como manto superior terrestre. Científicos de la revista Science, quienes han colaborado conjuntamente con expertos del Carnegie Institution for Science de Washington, han reafirmado la teoría de que la Tierra y la Luna pueden tener un origen común.

Cabe recordar que los astrónomos y las mentes más brillantes de nuestro planeta, defienden la teoría de que el satélite de la Tierra se pudo formar como resultado de una importante colisión entre nuestro planeta en versión primitiva y un objeto, con un tamaño similar al de Marte. Sin embargo, se pensaba que el calor y la violencia provocados por el impacto podrían haber eliminado el material del que se formó la Luna, evaporando así por completo los compuestos volátiles, entre ellos el agua.

No obstante, los hallazgos facilitados por los análisis de las rocas, de aquella legendaria misión Apolo, han permitido descubrir que todavía se conservan en la Luna importantes cantidades de agua, lo que hace necesario replantear esta teoría. Un nuevo descubrimiento que resultará de gran ayuda para aclarar todas aquellas dudas sobre el pasado del satélite, y que a su vez resultará fundamental para determinar también el origen de la Tierra.