Los agujeros negros tienen pelo
Sorprendente titular, ¿verdad? Pues más o menos, literalmente es así. En 1963, el matemático Roy Kerr propuso que los agujeros negros eran estructuras limpias: todo lo que caía en ellos era tragado. Sin embargo, parece que no estaba del todo en lo cierto. Ese pelo son cosas que sí se pueden ver y que no conocíamos.

Un nuevo estudio realizado por el prestigioso físico Thomas Sotiriou, ha llegado a la conclusión de que los agujeros negros podrían no ser tan limpios como se cree. A continuación, todos los detalles.

Un agujero negro se puede definir tan sólo por su masa y su impulso angular (es decir, su velocidad de rotación). Eso es lo único que podemos medir cuando lo observamos. Cualquier otra información sobre la materia que hay en él no puede ser revelada: ha desaparecido tras el horizonte de sucesos y no es visible para nosotros.

Pueden verse más cosas en ellos

Sin embargo, Sotiriou cree que las cosas fueron de manera distinta:

Los agujeros negros, de acuerdo con nuestros cálculos , pueden tener pelo. A pesar de que el modelo ‘calvo’ de Kerr es consistente con la relatividad general, puede que no sea compatible con algunas extensiones conocidas de la teoría de Einstein, llamadas teorías escalar- tensor. Es por eso que hemos llevado a cabo una serie de nuevos cálculos que nos permitieron concentrarnos en la materia que normalmente rodea a los agujeros negros reales, los observados por los astrofísicos. Esta cuestión hace que el agujero negro puro y simple de la hipótesis de Kerr desarrolle una nueva ‘carga’ (lo llamamos el ‘pelo’) que se ancla a la materia circundante y probablemente a todo el Universo.

En breve podría realizarse una confirmación experimental de esta hipótesis gracias a las mediciones realizadas por los interferómetros, instrumentos capaces de registrar las ondas gravitacionales circundantes:

Según nuestros cálculos, el crecimiento del cabello del agujero negro se acompaña de la emisión de ondas gravitacionales distintivas. En el futuro, las grabaciones de ese acto pueden cuestionar el modelo de Kerr y ampliar nuestro conocimiento de los orígenes de la gravedad», concluye el investigador.

Nuevos cambios acerca de la comprensión de los agujeros que vienen a decir lo mismo: que en el fondo sabemos aún muy poco de nuestro universo.