Almacenan todos los sonetos de Shakespeare en una molécula de ADN
Curiosa noticia con un trasfondo más que importante. Un grupo de investigadores del Instituto Europeo de Bioinformática ha descubierto cómo almacenar datos en forma de ADN, un tipo de material cuya duración se estima en miles de años.

El artículo se ha publicado en Nature y muestra cómo se han grabado todos los sonetos de Shakespeare en una sola molécula. El objetivo a largo plazo es grabar cien millones de horas de vídeo en una porción de ADN minúscula. Asombroso.

Qué hacer con la información es uno de los grandes problemas de nuestra era: tenemos demasiada y cada vez ocupamos más espacio para almacenarla. Pero resulta que el ADN es una manera perfecta de archivar y mantener accesible durante milenios gran cantidad de información. Pensemos que en la actualidad, otros soportes apenas duran una década.

Almacenan todos los sonetos de Shakespeare en una molécula de ADN

Bancos de memoria de ADN

El ADN es muy robusto a la hora de almacenar todo tipo e información. Por ese motivo es posible extraer la información del ADN de especies extinguidas hace muchos siglos. Esa información se concentra en una porción muy densa y minúscula que no necesita de ninguna fuente de energía externa para conservarse. Por eso aprovecharla será too un hito.

Pero el reto no está en leer esas micro fuentes de vasta información, sino almacenar en ella memorias. De momento, con la tecnología actual sólo se pueden almacenar cadenas muy cortas. Con el tiempo se podrán almacenar millones de bits.

Pero el equipo responsable de la investigación ha sido capaz de codificar discursos escritos en una molécula de ADN sin ningún problema para la decodificación: un paso muy importante. Se ha hecho con todos los sonetos de Shakespeare y con el discurso mítico de Martin Luther King.

Estos datos deberían durar cerca de 10.000 años. Si se desarrolla esta tecnología podríamos tener fuentes de almacenamiento casi eternas.