Amenaza de tormentas solares
La actividad solar ha aumentando en los últimos años de manera espectacular. La amenaza de tormentas solares cada vez más frecuentes e intensas, que pongan en peligro nuestros sistemas eléctricos terrestres, es algo que muchos expertos advierten desde hace tiempo.

Un riesgo que se ha multiplicado en los últimos años y para el que los científicos consideran que deberíamos estar preparados, puesto que no saben qué intensidad máxima puede alcanzar una tormentar solar y cuáles serían las repercusiones en nuestras comunicaciones eléctricas.

Los astrónomos temen que se pueda repetir la tormenta geomagnética que azotó a la Tierra los días 13 y 14 de marzo de 1989. Las partículas ionizadas provenientes del Sol provocaron un apagón en Quebec (Canadá), destrozaron un transformador en Estados Unidos y Reino Unido, y afectaron también a muchas agencias espaciales que perdieron comunicación con miles de sondas y satélites.

Prepararnos para posibles tormentas

Una amenaza que podría volver a repetirse, incluso en mayor intensidad, y para la que deberíamos prepararnos. Esta advertencia es la que ha lanzado el Consejo de Instalaciones Tecnológicas y Científicas del Reino Unido, en declaraciones a la revista especializada Nature.

Una seria amenaza que los gobiernos deberían tomar en consideración, puesto que nuestra sociedad actual depende por completo de los sistemas eléctricos. Los científicos aseguran que es posible predecir el clima espacial a corto plazo, por lo que la necesidad de adaptar nuestras comunicaciones eléctricas ante una súper tormenta solar, es una realidad que no se puede eludir.

Las soluciones que proponen los astrónomos son mejorar la disponibilidad de datos del clima espacial, desarrollar modelos más sofisticados que puedan predecir las posibles tormentas solares, y aumentar la protección de las redes eléctricas, de los GPS y de los sistemas financieros, que son los sistemas que más riesgo corren.