Aparece en el Pacífico una isla de piedras flotantes tan grande como Sicilia
En agosto hay menos noticias y solemos tirar de las curiosidades. Pero lo que nos hemos encontrado hoy supera nuestras expectativas. Al parecer, un piloto militar neozelandes avistó hace unos días, al noreste de Nueva Zelanda, una gigantesca isla blanca y brillante aparecida de la nada, cuyo tamaño, según las últimas estimaciones, es equivalente al de Sicilia.

Alertada por semejante descubrimiento, la armada neozelandesa envió un barco para investigar la zona. Y ahora tenemos más datos sobre este extraño fenómeno.

Tim Oscar fue el piloto que descubrió, desde el aire, la anomalía. Lo describe así:

Es la cosa más rara que he visto en 18 años de vuelo.

Escueto pero claro. Se trata de una balsa de millones de piedras volcánicas flotantes, en concreto pumita, que han salido de las profundidades del mar producto de alguna erupción. Vista desde el cielo, parece una placa de hielo. Era tan grande que no fue posible delimitarla en primera instancia.

Ahora sabemos que su tamaño ronda los 500 kilómetros de longitud y 50 de ancho. Esto significa que la superficie total de esta isla de piedras flotantes equivale a la isla de Sicilia.

Se trata de una isla sólo en apariencia: los buques pueden atravesarla sin problemas y así hizo el barco de la armada Neozelandesa.

Según han determinado los expertos, una violenta erupción a gran profundidad ha sido la responsable de esta curiosa formación. De hecho, existe un volcán submarino en los alrededores, el Monowai.

Un misterioso acontecimiento de proporciones bíblicas. Toda una curiosidad en caliente para seguir disfrutando del verano. Según aseguran desde Nueva Zelanda, no hay ningún peligro.