Un grupo de arquitectos planea construir un rascacielos de 220 plantas en 90 días
A principios de 2012 la empresa constructora Broad Group, un conglomerado chino especializado en el diseño de estructuras sostenibles, fue capaz de construir un hotel de 30 pisos en apenas 360 horas.

Ahora pretenden construir un rascacielos de 220 metros en apenas 90 días, una proeza al alcance de muy pocos ingenieros.

Sus edificios se costruyen a partir de estructuras de prefabricadas que evitan la utilización del hormigón convencional.

Para lograr el nuevo reto, que implica la construcción de cerca de un millón de metros cuadrados de espacio útil y la implementación de hasta 104 ascensores, serán necesarios apenas 600 millones de dólares, un precio muy inferior que otros rascacielos equivalentes construidos de la manera convencional.

En cuanto a la altura, se pretende que el edificio llegue a medir 838 metros, diez metros más que el Buró Khalifa, en la actualidad el rascacielos más alto del mundo (que, por cierto, costó más del doble del precio estipulado para este).

Lo interesante de este innovador método constructivo es que velocidad en la construcción no presenta dificultades a posteriori. Los edificios son capaces de soportar terremotos de magnitud 9, lo cual implica que la estructura es solvente en todos los sentidos.

Por otra parte, los edificios construidos por Broad Group tienen una eficiencia energética muy destacable. Consumen poco más que una quinta parte de la calefacción y el aire acondicionado que necesitan otros edificios convencionales gracias al revestimiento especial de cuatro capas de las paredes externas.

Se espera que la construcción de este gigantesco rascacielos se ponga en marcha en 2013. Mientras tanto os dejamos con un vídeo en el que se puede ver el edificio de 30 pisos que han construido hace apenas unos meses.