Caminar más rápido aumenta la longevidad
Cada día numerosos estudios revelan sorprendentes curiosidades que ayudan a mejorar nuestro estilo de vida y a comprender mejor ciertos aspectos de nuestra propia existencia. En este sentido, la prestigiosa cadena de televisión BBC ha demostrado a través de una investigación realizada en Estados Unidos, que caminar rápido ayuda a aumentar la esperanza de vida de cualquier persona.

Aunque resulte sorprendente, esto se debe a que la forma de caminar está íntimamente relacionada con el bienestar y la salud de una persona independientemente de la edad y del sexo. Algo que a su vez es un factor muy importante que afecta a la longevidad. En el estudio se realizó un registro de todos los participantes durante 21 años, lo que permitió establecer dos datos importantes.

En primer lugar que la tasa de supervivencia de 5 años alcanzó el 84,8%, y en segundo que la de 10 fue ligeramente mayor, hasta situarse entorno al 59,7%. Un claro ejemplo de los beneficios en nuestra salud de caminar más rápido.

Otro de los datos más positivos que se desprenden del estudio, es que la velocidad del paseo de los participantes de todas las edades, tanto hombres como mujeres, incrementó la esperanza de vida entre las personas mayores de 75 años.

Los expertos científicos que realizaron este insólito estudio han concluido que la disminución de la velocidad de nuestro paseo es una clara muestra de los daños en nuestro organismo, al no ser capaces de gastar más energía para caminar más rápido.

Resulta muy curioso que con el simple hecho de andar a una velocidad ligeramente superior a la que habitualmente estamos acostumbrados, consigamos aumentar nuestra longevidad y mejorar nuestra forma de vida. Una práctica muy sencilla de poner en práctica y con la que contribuimos a cuidar nuestro cuerpo y nuestra salud. Así que ya no hay excusa para ponerse en forma y comenzar a cambiar esos perjudiciales hábitos de vida.