Canibalismo en Atapuerca
En el menú de nuestros antepasados, la carne humana era una auténtica delicatesen. Hace unos 800.000 años, el ser humano de Atapuerca practicaba el canibalismo de forma habitual, siendo las principales víctimas los niños y adolescentes. Una aterradora dieta que en aquellos lejanos tiempos era una cuestión cultural, tan frecuente como puede ser comer carne de ciervo o de oveja.

En cualquier caso, no es la primera vez que se menciona el canibalismo en los tiempos del Homo antecesor. Esta práctica gastronómica es de sobra conocida, gracias a diversos estudios paleontológicos, como la investigación realizada por el Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (Iphes), que ha sido publicada por la revista especializada, Current Anthropology.

Los datos de este estudio revelan que se trata del caso de canibalismo cultural más antiguo del que se tiene conocimiento. Según los científicos, el ser humano de Atapuerca no se alimentaba de carne humana de manera excepcional, ni por cuestiones religiosas o de supervivencia extrema, sino para nutrirse y eliminar a posibles competidores.

Los investigadores han confirmado esta teoría, tras observar diversas marcas en los huesos rotos de posibles víctimas, que han sido descubiertos en una cueva con 100.000 años de antigüedad aproximadamente. Otro aspecto que consolida esta teoría es que Atapuerca, una región montañosa en la provincia de Burgos, era un lugar muy fértil, donde la caza era bastante abundante.

Los niños y los adolescentes eran el plato preferido de los humanos de Atapuerca, debido a sus escasas capacidades para defenderse. Aunque un detalle que los expertos en paleontología no han podido averiguar es si los caníbales devoraban a los miembros de su propio grupo. En cualquier caso, el descubrimiento no deja de ser aterrador, una dieta que en la actualidad resulta totalmente abominable.