Capturan a un tiburón duende (muy poco fotogénico)
Este pez es raro, rarísimo, y también feo con ganas o, si se quiere decir más bonito, difícil de encontrar y de mirar. Aunque habita en numerosos océanos, se trata de una espece muy poco conocida, por lo que su captura siempre es noticia. En este caso, salió del agua para someterse a una rápida sesión de fotos y acabó volviendo a ella, sano y salvo.

Lo capturó Carl Moore el 19 de abril, un veterano pescador de Georgia que no salía de su asombro al descubrir lo que traían las redes: junto a los camarones, había un extraño animal que parecía prehistórico, de seis metros de largo. Durante 50 años había salido casi a diario a la mar y atrapado animales sorprendentes en el Golfo, pero ninguno como aquel.

Por su rareza, se trata se trata de un importante hallazgo y sus fotografías son un auténtico tesoro para los expertos y, tras presentarlas a la NOAA ayudarán a ampliar el conocimiento sobre tan misterioso animal. Pronto se publicará un artículo científico al respecto.

Un insólito hallazgo

Su curioso nombre se debe a un no menos insólito hallazgo, el que supuso el descubrimiento de la especie (Mitsukurina owstoni) cerca de la costa de Yokohama. Ocurrió en 1998, cuando un ejemplar acabó en las redes de un pescador nipón tuvo la ocurrencia de llamarle tenguzame, que en japonés significa tiburón duende.

Otra curiosidad: aunque en las imágenes lo veamos de color amarronado, su coloración es blanca, pero se transforma, oscureciéndose al instante en los ejemplares sacados del agua.

Capturan a un tiburón duende (muy poco fotogénico)
El tiburón duende habita aguas profundas, de unos 1400 metros y todavía es una especie tremendamente desconocida. Los electrorreceptores que tiene en su largo hocico y sus dientes puntiagudos le ayudan a alimentarse de peces, crustáceos y cefalópodos, mide entre 2 y 6 metros y alcanza los 700 kg.