Capturan la primera imagen directa de un planeta fuera del Sistema Solar
En materia de astronomía, cada día se realizan importantes descubrimientos. Y hoy especialmente. En esta ocasión ha sido el instrumento Gemini Planet Imager (GPI), un telescopio de 8 metros situado en Chile, el que ha hecho historia.

Y es que se acaba de tomar la primera fotografía directa de un exoplaneta, es decir, de un planeta situado en otro sistema solar. A continuación, todos los detalles de este extraordinario descubrimiento.

El planeta fotografiado es Beta Pictoris b. Este planeta orbita la estrella Beta Pictoris, la segunda estrella más brillante de la constelación de Pictor, situada en el hemisferio austral, a una distancia de 63 años luz de nosotros.

Por decirlo con palabras sencillas, es como si hubiésemos fotografiado un pequeño grano en la piel de una persona situada a kilómetros de nosotros. Algo muy complejo y difícil de lograr.

Como vemos en la imagen de portada, la imagen es bastante clara. El planeta se encuentra a la derecha de la estrella -en el centro-, que ha sido ocultada con un disco opaco para eliminar su luz. Según la imagen, sabemos que el planeta, situado junto a la estrella, es un 60% más grande que Júpiter y varias veces más masivo que la Tierra.

Capturan la primera imagen directa de un planeta fuera del Sistema Solar

Un planeta muy joven

La dificultad de este tipo de fotografías radica, precisamente, en lograr captar la luz reflejada de un planeta sin que la luz de la estrella la anule. Sobre todo si dicho planeta está a la friolera de 63 años luz de nosotros. Afortunadamente, el telescopio GPI fue diseñado precisamente para esto. Así lo aclara el responsable del descubrimiento, Bruce Macintosh:

La mayoría de los planetas que se conocen hasta la fecha sólo se han hallado por métodos indirectos que determinan que hay un planeta en un lugar concreto y que dicen algo acerca de su órbita o de su masa, pero no mucho más. Con GPI se pueden captar directamente las imágenes de planetas alrededor de estrellas, que es como ser capaz de analizar el sistema y sumergirse en las características atmosféricas del nuevo mundo.

Según se ha podido deducir, Beta Pictoris b es un planeta muy joven, cuya vida no se extiende más allá de los 10 millones de años. De hecho, su estrella tiene apenas 12 millones de años de vida. En términos astronómicos estamos hablando de, prácticamente un bebé.