Síntomas y tratamiento de la enfermedad de Parkinson
El Parkinson es una enfermedad cada vez más extendida entre la población de mayor edad, afecta a unos cinco millones de personas en todo el mundo, según ha hecho público la revista Science Translational Medicine en uno de sus artículos. Los responsables de esta investigación han descubierto que en los pacientes de Parkinson, las células cerebrales dejan de poner en funcionamiento toda la maquinaria que produce energía, es decir la mitocondria.

De este modo, una posible prevención sería estimular las mitocondrias a una edad temprana para prevenir o retrasar la enfermedad. Los científicos responsables de esta investigación han determinado que la causa más importante de esta enfermedad podría encontrarse en diez series de genes responsables de estimular las neuronas del cerebro.

Estas series están controladas por un regulador maestro que recibe el nombre de gen PGC-1alfa. Por lo tanto, una posible respuesta sería centrarse en este gen para tratar de controlar los síntomas de esta terrible enfermedad.

El Parkinson comienza a eliminar las neuronas productoras de dopamina antes de que empiecen a aparecer los primeros síntomas de la enfermedad como los temblores, la rigidez muscular y los movimientos lentos. Por lo tanto, es fundamental diagnosticar la enfermedad cuanto antes y poder comenzar con el tratamiento médico.

Junto con el Alzheimer, es el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente entre la población más mayor. Además se extiende por todo el mundo afectando tanto al género femenino como al masculino, y suele aparecer a partir de los 60 años de edad. Aunque existe otra versión que afecta a la gente más joven en edades inferiores a los cuarenta años. Otras características no motoras que ayudan a detectar la enfermedad son la depresión y la ansiedad, la disminución del sentido del olfato, los trastornos del sueño y las alteraciones cognitivas y sensoriales.