Los chimpancés, cocineros por vocación
Que el ser humano sea un animal significa también todo lo contrario, y la ciencia no deja de hallar constantes evidencias del lado humano de los animales. En realidad, basta observar su aspecto y comportamiento para encontrar similitudes de todo tipo, algunas de ellas sorprendentes.

En este caso, el hallazgo va de fogones. Científicos estadounidenses han encontrado que los chimpancés, nuestro pariente evolutivo más próximo, con el que compartimos el 98 por ciento del ADN, tiene preferencia por la comida cocinada y comprende lo que significa el proceso de cocinado.

Experimentos en el Instituto Jane Goodall

Los científicos se trasladaron hasta el Santuario de primates de Jane Goodall para realizar una serie de pruebas con chimpancés salvajes con el fin de probar si preferían los alimentos crudos o cocinados y también si eran capaces de dar los saltos mentales necesarios para cocinar.

Los chimpancés, cocineros por vocación
Los resultados fueron increíbles, ya que además de mostrar preferencia por la comida cocinada también prefirieron esperar a que se cociera a comerla cruda, según concluye el estudio, llevado a cabo por científicos de la Universidad de Yale con primates del Intituto Jane Goodall y publicado en Proceedings of the Royal Society B.

El hallazgo no solo demuestra que la habilidad de cocinar no es solo humana, también contradice otras muchas investigaciones que consideran que los animales tienen problemas de autocontrol a la hora de hacerse con alimentos. En este caso, sin embargo, se demostró que prefirieron mostrarse pacientes, esperar a que se hiciera la comida.

A su vez, las conclusiones servirán para determinar cuándo surgió la cocina en la evolución humana. Los científicos creen que no sería descabellado pensar que si los chipancés tienen estas habilidades, cuando los primeros seres humanos empezaron a hacer fuego o simplemente a aprovechar pequeñas hogueras creadas naturalmente, también podrían haber empezado a usarlo para cocinar.