Científicos clave en la historia de la humanidad
A lo largo de la historia ha habido tres grandes descubrimientos que han conmocionado a la humanidad y han despejado muchas incógnitas. Unas teorías establecidas por eminentes personalidades del mundo de la ciencia, que han marcado un hito y que han abierto el camino para descubrir muchas verdades universales.

La primera teoría fue obra del astrónomo polaco Nicolás Copérnico, quien demostró que la Tierra no es el centro del Universo. Una visión totalmente distinta a la del Heliocentrismo, que dice que todo gira alrededor de nuestro planeta.

En segundo lugar tenemos a Charles Darwin que logró demostrar que el origen de los seres humanos no es obra de la voluntad de Dios, sino de un largo proceso evolutivo que demuestra que el hombre desciende del mono. Una teoría que fue duramente criticada, al confirmar que los seres humanos no somos la culminación de un proceso creativo de un ser superior, sino que somos primates evolucionados.

En tercer y último lugar tenemos a Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX. Según este genial autor, el ser humano no puede controlar su mente, ya que los procesos mentales son inconscientes y escapan a nuestro control.

Tres grandes descubrimientos que en la actualidad son la base de nuestro conocimiento y están totalmente aceptados, pero que en el pasado fueron un duro golpe para los defensores de las ideas tradicionales que creían cómo únicas y verdaderas. De este modo, los seres humanos no somos el centro del universo y tampoco el punto clave de la creación, y ni siquiera podemos controlar nuestra mente.

Aportaciones fundamentales que han sido claves para futuros descubrimientos y que han determinado la evolución de nuestra especie. Unas teorías que en su día generaron mucha polémica, pero que en la actualidad son la base de nuestra existencia.