Científicos confirman el descubrimiento de tejido orgánico de dinosaurios
Hoy traemos a colación una noticia que dará de qué hablar. Tras un minucioso análisis, un equipo de científicos de la Universidad Estatal de Carolina en colaboración con el Palo Alto Research Center ha confirmado que en los huesos de las células de los dinosaurios aún se conservan restos de tipo orgánico.

El artículo con la investigación completa se ha publicado en la revista Bone. Vamos a analizar los resultados y las implicaciones de semejante descubrimiento.

Según se ha confirmado, aún existe la presencia en células de huesos de dinosaurios de tejido óseo, osteocitos en concreto. Un estudio de espectrometría ha permitido analizar la secuenca completa de aminoácidos de estos tejidos.

El estudio reafirma una posibilidad que hasta ahora se consideraba quimérica: que las células orgánicas puedan preservarse durante decenas de millones de años.

El descubrimiento permitirá conocer con mayor detalle a los reptiles prehistóricos y, además, servirá en el ámbito de la medicina civil para aprender a preservar los tejidos de los organismos vivos.

El resultado de 20 años de investigación

Ya hace 20 años que se trabaja en esta línea de investigación. Entonces, la paleontóloga Mary Scheitzer halló células sanguíneas en tejido de dinosaurio. En ese momento el hallazgo pareció casi mágico, prácticamente imposible, pues no se sabía de ningún tejido orgánico que pudiese sobrevivir al proceso de fosilización. Pero así ha sido. Las muestras de Scheitzer correspondían a glóbulos rojos de un Tyrannosaurus rex que murió hace 67 millones de años.

Se trata, sin duda, de un estudio cuyo alcance puede ir mucho más allá del ámbito de la paleontología. Considerando, sobre todo, la importancia que tiene el deterioro de los tejidos en todo proceso de envejecimiento y teniendo en cuenta la posibilidad de que existan células orgánicas que hayan logrado sobrevivir tanto tiempo.