Científicos descubren una nueva especie humana
Una cueva de Siberia ha sido testigo del sorprendente descubrimiento liderado por un equipo de científicos internacionales de un instituto alemán que han hallado los restos de una nueva especie humana hasta ahora desconocida.

Estos seres humanos habitaron nuestro planeta hace alrededor de 30.000 años junto a los neandertales, los humanos modernos y la especie Homo floresiensis de Indonesia. Estos antepasados humanos han recibido el nombre de denisovanos debido a que sus restos se han encontrado en la cueva de nombre parecido llamada Denisova.

A través de la comparación de su genoma con el de los neandertales y el de los Homo Sapiens actuales de Europa, África y Asia se ha llegado a la conclusión de que se trataba de una especie desconocida cuyo ADN está presente en las poblaciones de Melanesia.

La publicación especializada Nature se ha sumado a este curioso descubrimiento y ha publicado un artículo que confirma el gran parecido de estos seres a nosotros. De hecho las similitudes son mucho mayores frente a los neandertales, lo que quiere decir que proceden de la misma población ancestral y que se dividió en dos clases hace unos 600.000 años.

Asimismo, el hallazgo de una muela en dicha cueva ha servido para que los científicos alemanes estudien los rasgos de esta especie y puedan llegar a la conclusión de que su morfología es más primitiva que la nuestra.

Esta gran aportación a la ciencia ha servido para poner en evidencia, una vez más, que todavía existen en nuestra existencia aspectos desconocidos que podrían cambiar nuestra vida. La explicación de los científicos ha sido muy clara, puesto que han hecho hincapié en el hecho de que la historia es mucho más compleja de lo que en un principio se pensaba, con nuevos antepasados y por lo tanto, nuevas posibilidades todavía desconocidas.