SETI@Home: Colabora en la búsqueda de vida extraterrestre con tu ordenador
La pregunta es muy clara y aún no tiene respuesta: ¿Estamos solos en el universo? Los últimos indicios en la exploración del espacio profundo sugieren que la presencia de vida puede ser algo más común de lo que creemos. Recientemente se han descubierto planetas en otros sistemas solares que parecen ser equivalentes a la Tierra: su posición y atmósfera los convierte en potenciales planetas habitables. Pero, ¿Tienen vida? Y, de tenerla, ¿Esa vida es inteligente?

El proyecto SETI (Search for Extra Terrrestrial Intellige) nació en los años 70, gracias a la colaboración de la NASA, con el objetivo de encontrar señales de vida extraterrestre en otros planetas. Mediante el uso del radiotelescopio de Arecibo, situado en Puerto Rico, se analizaban las señales electromagnéticas del espacio profundo con la esperanza de captar, por fin, una señal artificial. Ahora es posible que tú mismo colabores en la búsqueda poniendo al servicio del proyecto todo el potencial de tu ordenador.

Mediante el programa SETI@Home, se utilizan los procesadores de los ordenadores personales de los ciudadanos para procesar parte de la información capturada por los radiotelescopios. Con la descarga de un sencillo programa que se activa en el modo salvapantallas, puedes colaborar para encontrar la respuesta a uno de los grandes enigmas de la existencia.

En los cuarenta años que lleva activo el programa, tan sólo en una ocasión se ha detectado una señal potencialmente sospechosa. Se trata de WOW!, una señal de radio recibida por el radiotelescopio Big Ear en 1977 procedente de la constelación de Sagitario. Tuvo una duración de 72 segundos y aún hoy se desconoce su emisor.

Con la aportación del potencial de computación de tu ordenador puedes colaborar, además, en la resolución de otro tipo de misterios. Por ejemplo: Einstein@Home, para la búsqueda de púlsares; Rosetta@Home, para el análisis de proteínas humanas o LHC@Home, proyecto que pretende ayudar a descifrar las colisiones de partículas que se producen en el interior del acelerador de partículas del CERN.

No dejes pasar la oportunidad de aportar un pequeño granito de arena al servicio de la ciencia, con la esperanza de que, quizá, sea tu ordenador el responsable de algún descubrimiento científico fundamental.