Combatir el cansancio crónico
La rutina diaria de muchas personas está marcada por las prisas y por el estrés, que son la nota predominante en el frenético ritmo de vida que impone la sociedad actual. Esta situación genera importantes niveles de ansiedad y afecta a nuestra salud mental y física, ya que provoca una permanente sensación de fatiga.

El cansancio crónico al igual que el estrés se puede combatir poniendo fin a determinados hábitos de vida y vigilando nuestra alimentación. Los expertos aconsejan realizar ejercicio físico de manera frecuente para evitar esta sensación, aunque una dieta sana y correcta también es fundamental para conseguirlo.

El desayuno es la comida más importante del día, como también lo es hacer varias ingestas siempre que lo consideremos necesario para mantener nuestra energía. En este sentido, es recomendable ingerir una pequeña cantidad de azúcar y de fibra, que es fundamental para el correcto funcionamiento del organismo.

Consumir abundante agua ayuda a hidratar nuestro organismo y además disminuye la fatiga. Siempre se dice que el café ayuda a mantenerse despierto, pero en realidad lo que hace es incrementar la fuerza cardíaca y aumentar la sensación de cansancio.

Si a todos estos alimentos sumamos la falta de horas de sueño y la contaminación ambiental y acústica, el resultado es un cansancio crónico que afecta cada vez a un mayor número de personas. Por eso es tan importante decir adiós a perjudiciales hábitos de vida como por ejemplo el tabaco y el alcohol, realizar deporte de manera regular y por supuesto cuidar nuestra dieta.

Así que si eres de los que sufren las consecuencias de un ritmo de vida muy intenso, trata de seguir estos consejos o incluso realizar actividades como el yoga o el taichí que recomiendan muchos expertos para relajarnos y evitar los problemas de estrés y ansiedad.