Cómo evitar una resaca alcohólica
Seguramente muchos de nosotros conocemos los desagradables síntomas de una resaca alcohólica, uno de los problemas menos estudiados por los expertos pero que sin embargo puede tener un efecto mucho más perjudicial para nuestra salud de lo que imaginamos.

Algunos de los síntomas más habituales son las náuseas, las molestias gástricas, el dolor de cabeza y el malestar general, aunque en función de las características físicas de la persona, estos síntomas pueden agravarse. Desde el punto de vista científico, se trata de un problema muy poco investigado, que puede tener consecuencias tan importantes como una significativa disminución de la memoria a largo plazo.

La falta de conocimiento sobre este problema explica la ausencia de tratamientos o métodos para aliviar los molestos síntomas de la resaca en nuestro organismo. No obstante, existen una serie de recomendaciones médicas que debemos tener en cuenta para ahorrarnos estas desagradables sensaciones, la primera y más importante de todas es moderar nuestro consumo de alcohol.

Un buen consejo es ingerir comidas con alto contenido de vitaminas B y C que ayudan a anular los efectos perjudiciales del exceso de bebidas alcohólicas. El té de tomillo es otro remedio muy popular para acelerar nuestra recuperación, incluso alivia los dolores de cabeza. Olvídate del café, puesto que hace que el cuerpo se deshidrate más rápidamente, lo mejor es beber abundante agua para desintoxicar nuestro organismo de una manera mucho más rápida y positiva.

Una alimentación sana y equilibrada como el pescado y las verduras, por ejemplo el apio o la berenjena, contribuyen en gran medida a satisfacer las exigencias de nuestro cuerpo. Así que si vas a consumir alcohol, antes de hacerlo recuerda beber despacio y de forma moderada, tu cuerpo te lo agradecerá. Asimismo, estas recomendaciones te pueden ayudar a soportar mejor las molestias que a la larga te pueden pasar factura.