Consejos para una colada ecológica y económica
Cuidar la salud del planeta es una labor de todos, con pequeños gestos es posible reducir la contaminación y además ahorrar en el hogar, por ejemplo utilizando detergentes ecológicos y caseros. Algunas empresas fabrican detergentes basados en iniciativas o códigos de conducta ambiental. La Asociación de Jabonería, Detergentes y Productos de mantenimiento (AISE) creó en 1997 el programa Wash Right que en castellano significa lavar bien. La propia palabra lo indica, realizar un correcto uso de los materiales ayuda a reducir su impacto en la naturaleza. Las empresas que siguen estos principios ponen el logotipo del programa en sus productos, así que la próxima vez que vaya a la compra no olvides fijarte en este detalle.

Los consumidores pueden fabricar ellos mismos sus propios detergentes y productos de limpieza. Ingredientes como el bicarbonato, el vinagre o el zumo de limón son algunos de los ingredientes básicos que están presentes en todos los detergentes.

Un buen uso de la lavadora, la secadora y el tendedero también es importante para gastar menos energía, dinero y agua. En primer lugar, cuando vayas a comprar cualquier electrodoméstico de este tipo deberás fijarte en sus características. La etiqueta de eficiencia energética se refiere a su consumo eléctrico, es decir una categoría A consume la mitad que otro con la letra G. Por lo que respecta a las secadoras se recomiendan los modelos a gas porque su ahorro energético es mayor.

Cuando pongas una lavadora procura llenarla por completo, excepto si utilizas el programa de media carga. Antes de meter las prendas hay que agruparlas en función de sus colores y el tipo de tejido. Las prendas poco sucias se pueden lavar con programas cortos, con menor temperatura yo con menor cantidad de detergente. Si la mancha es muy persistente antes de meter la prenda en la lavadora conviene lavarla antes a mano.

Para secar la ropa, debes colgarla en un tendedero al sol ya que es la forma más ecológica y económica de hacerlo. Además algunos expertos aseguran que las secadoras consumen una enorme cantidad de energía, así que cuando te resulte posible, utiliza el método más tradicional. Recuerda que en el caso de las prendas delicadas, deberás ponerlas del revés, ya que el sol afecta a los colores.