Crean una alfombra voladora
La famosa alfombra voladora de Aladino es toda una realidad, gracias a un estudiante de postgrado de la Universidad de Princeton que ha creado un singular artilugio capaz de desplazarse por el aire. Aunque no alcanza grandes velocidades, ya que tan sólo se desplaza un centímetro por segundo, el descubrimiento no deja de ser sorprendente.

El joven protagonista de nuestra historia es Noah Jafferis, y su investigación aparece publicada en la revista especializada Applied Physics Letters. La alfombra voladora es en realidad una pequeña hoja de plástico de unos 10 centímetros, que se mueve hacia adelante y hacia atrás y de abajo arriba, gracias a las ondas de una corriente eléctrica.

Esto es posible porque las ondas eléctricas, que se mueven por toda la superficie de la alfombra, inciden en el material y llenan de aire unos pequeños recipientes. Según su descubridor, en un futuro próximo la alfombra alcanzará mayores velocidades pudiendo recorrer un metro por segundo.

Si te estás preguntando qué utilidad práctica puede tener este hallazgo, debes saber que sería un vehículo perfecto para desplazarse por terrenos de difícil acceso, como por ejemplo Marte. En planetas con características similares, otros artilugios han quedado atrapados como le ocurrió al vehículo Spirit de la agencia espacial norteamericana, NASA.

Sin embargo, gracias al ingenioso artefacto del estudiante de la Universidad de Princeton, la exploración y el estudio de otros planetas sería una labor mucho más sencilla. Aunque para que esto suceda todavía es necesario desarrollar el prototipo, que deberá medir al menos 50 metros para que cualquier persona pueda sentarse encima de esta singular alfombra voladora.

Un clásico de los cuentos infantiles hecho realidad y con interesantes aplicaciones científicas, y todo gracias a un proyecto de investigación de un estudiante de postgrado.