Cuatro formas de evitar el impacto de un asteroide
Como anunciamos hace unos días, el asteroide 2012 DA14 pasará el viernes 15 de febrero rozando la órbita de la Tierra, a unos 27.000 km de distancia de la superficie, una distancia récord.

Aunque no hay ningún riesgo de impacto, esta roca ha levantado la alarma entre la comunidad científica. ¿Cómo protegernos ante un asteroide peligroso? A continuación, Cuatro maneras de evitar el impacto de un asteroide.

Fuerza Gravitacional

Con un pequeño empujoncito, podemos desviar por completo la órbita de un asteroide. Bastaría con posar una sonda sobre la superficie de uno de estos cuerpos para variar en alguna medida su rumbo. Es difícil y debe ser muy calculado, pero es posible. El mayor inconveniente de este método es su lentitud.

Uso de cabezas nucleares

Al estilo de la película Armageddon, se trataría de impactar bombas nucleares contra el asteroide. Así se rompería en mil pedazos y sus fragmentos no llegarían hasta la Tierra. Sin embargo, hay varios obstáculos ante esta posibilidad.

El primero es que se causaría metralla, el segundo es que es susceptible de fallar fácilmente. Sin embargo, parece que ante rocas de más de un kilómetro de diámetro, no habría otra opción. Según los cálculos, una maniobra de este tipo podría realizarse con éxito quince días antes del impacto.

Cuatro formas de evitar el impacto de un asteroide

Varias explosiones

Con la colocación de artefactos nucleares de pequeña potencia sobe el asteroide se lograría desviar la trayectoria de la roca sin fracturas. Esto evitaría la creación de la peligrosa metralla y favorecería la limpieza del desvío. El problema: demasiado complejo.

Velas solares

Uno de los métodos más ingeniosos, pues no implicaría ni explosiones ni riesgos serios. Se trataría de enviar hasta el asteroide en cuestión un grupo de robots que, al llegar, desplegaran una serie de velas solares. Estas velas impedirían la llegada de la radiación solar y, en consecuencia, el asteroide se desviaría poco a poco.