Descubren cucarachas evolucionadas que rechazan el azúcar y evitan las trampas
La lucha contra las cucarachas es eterna y tiene todos los visos de terminar en derrota. Según ha descubierto un equipo de Entomólogos de la Universidad de Carolina del Norte, existen nuevas cepas de cucarachas evolucionadas que están aprendiendo a evitar trampas y los rastros de azúcar asociados a ellas.

Desde luego, la cucaracha es uno de los insectos más resistentes y perniciosos del mundo animal. Asolan ciudades enteras y, en ocasiones, convivir con ellas puede llegar a ser un tormento. Y ahora parece que será más difícil matarlas. A continuación, todos los detalles.

Hasta ahora, no conocíamos la extraordinaria capacidad de adaptación de estos insectos. Ahora incluso mutan de una generación a otra e incorporan mejoras que las hacen aún más resistentes. Al parecer, según se publica esta semana en Science, las cucarachas rubias o alemanas, típicas de las casas, han desarrollado aversión al azúcar, un ingrediente habitual para conducirlas a las trampas.

Hasta ahora, las cucarachas alemanas eran grandes amantes de la glucosa. Pero la mutación ha desarrollado receptores amargos en las papilas gustativas, de manera que evitan de pronto estos alimentos. Esta mutación es heredada y se está expandiendo en grupos cada vez más extensos.

Para encontrar esta mutación, el equipo de investigadores observó el comportamiento de diversos grupos de investigadores y realizaron pruebas directas en las lenguas de los insectos.

Descubren cucarachas evolucionadas que rechazan el azúcar y evitan las trampas

Gran ventaja evolutiva

La gran ventaja de estas cucarachas, que les permite esquivar mejor las trampas, también tiene su coste: al parecer crecen más lentamente de lo habitual. La restricción a la glucosa supone un serio problema para un animal que depende en gran medida de entornos alimenticios muy inestables y escasos.

Así pues, el combate contra las cucarachas no pinta en absoluto bien. Los insecticidas no tienen los efectos deseados y las cucarachas evolucionan muy rápido.