Curiosidades de la naturaleza
Uno de los espectáculos más sorprendentes de la naturaleza lo protagonizan las plantas carnívoras. Seguro que en alguna película, serie o novela de ciencia ficción has tenido la oportunidad de ver estos vegetales tan asombrosos como insólitos, que desde luego no es el tipo de planta que a muchos de nosotros nos gustaría tener en la terraza.

La dieta de las plantas carnívoras se basa principalmente en insectos, artrópodos y protozoos, así que de momento nosotros no tenemos de qué preocuparnos. Los científicos afirman que existen alrededor de 625 especies vegetales de este tipo que atraen y atrapan a sus presas, de los que absorben los nutrientes que necesitan.

En el reino vegetal existen diferentes tipos de plantas carnívoras, una de las especies más conocidas es la Venus Atrapamoscas que tiene unas inconfundibles espinas en los bordes que impiden que la presa escape. Otro tipo de planta es la que utiliza una especie de pelos pegajosos en sus hojas para que la víctima se quede pegada. Un detalle curioso es que este tipo de planta carnívora tiene un paladar bastante selecto, ya que si el alimento que queda atrapado en el fluido que segrega no le resulta útil, sus hojas no se cierran.

Mientras que las del tipo trompetas tienen un receptáculo donde caen los insectos y quedan atrapados por unos pelos invertidos o bien porque chocan contra sus manchas traslúcidas al pensar que son posibles salidas, finalmente caen agotados en el fondo, donde se ahogan en el líquido digestivo.

Algunas especies son tan curiosas que incluso tienen una especie de vejigas situadas baja el agua y cuya abertura protegida por unos pelos ayudan a sujetar a la presa. El último tipo de planta carnívora es la que utiliza sus paredes resbaladizas y su fondo viscoso para capturar su alimento.