Dentro de 50 años explotará una Supernova visible desde la Tierra
Para nosotros, será un evento único, nunca visto antes. Astrónomos de la Universidad de Ohio han calculado que, en los próximos 50 años, explotará una Supernova en el entorno de nuestra galaxia, produciendo un estallido visual sin precedentes.

En efecto, el fenómeno podrá contemplarse desde nuestro planeta. De hecho, hay un 100% de probabilidades de que esa explosión se pueda ver con telescopio y un 20% de posibilidades de que pueda verse a simple vista.

El artículo donde se aportan los datos científicos se ha publicado recientemente en la prestigiosa revista Arxiv.org. Según sus autores, el hallazgo es una gran noticia para los astrónomos, pues podrá examinarse, por primera vez con la tecnología actual, un fenómeno de esta magnitud.

En efecto, nunca antes se había detectado una supernova lo suficientemente rápido como para presenciar lo que sucede en el comienzo mismo de la muerte de una estrella. Esto ocurre, normalmente, cuando una estrella masiva agota todo su combustible y se colapsa, para luego explotar violentamente, desperdigando su masa por el espacio. Tal y como cuenta Christopher Kochanek, autor del estudio:

Vemos todas estas estrellas convertirse en supernovas en otras galaxias , y no entendemos completamente cómo sucede. Creemos que lo sabemos, pero eso no es verdad al 100%. Hoy en día, las tecnologías han avanzado hasta el punto de que podemos aprender muchísimo más sobre supernovas si podemos pillar la siguiente en nuestra galaxia y estudiarla con todas las herramientas disponibles.

Cómo verla a simple vista

La última vez que el ser humano pudo ver una supernova a simple vista fue hace mucho, en 1604, momento en el que Johannes Kepler descubrió una explosión a unos 20.000 años luz de nuestro planeta, en la constelación de Ofiuco. Lo vio desde Italia.

La probabilidad de que podamos ver este fenómeno, según los astrónomos, oscila entre el 20% y el 50%. Es posible, por otra parte, que los habitantes del hemisferio sur tengan más facilidades para verla debido a su mayor rango de visión de la Vía Lactea. Aún queda mucho, en todo caso, pero eventos así, como vemos, ocurren una vez cada muchos siglos. Así que merecerá la pena la espera.