Descubierta la bacteria que convierte toxinas en oro
El mito del Rey Midas está cerca de poder realizarse. Acaba de ser descubierta una bacteria capaz de crear minúsculas pepitas de oro que le sirven para crecer en las soluciones tóxicas de dicho metal precioso.

Según creen los investigadores de la Universidad de Ontario, en el futuro estas bacteria podrían producirse, literalmente, para fabricar oro: y eso significaría el cumplimiento de un sueño.

Al parecer, los microorganismos pueden servirse de los metales como el hierro para crecer y desarrollarse. Sin embargo, otro metales pesados como la plata y el oro les resultan tóxicos. Pero aunque el oro soluble es tóxico, se han encontrado biopelículas sobre la superficie de pepitas de oro que parecen ser las responsables de la acumulación del oro sólido.

Descubierta la bacteria que convierte toxinas en oro

Cupriavidus Metallidurans y Delftia acidovorans

La bacteria Cupriavidus Metallidurans acumula el oro disuelto y almacena pequeña nanopartículas de oro en las cavidades interiores de sus células. Sin embargo, no es la única, el artículo firmado por los científicos de la Universidad de Ontario y publicado en Nature Chemical Biology ha acumulado evidencias de que otras bacterias como la Delftia acidovorans, tienen comportamientos muy parecidos.

Esta última bacteria no metaboliza el oro, sino que lo solda y endurece en el exterior creando un material no tóxico. Es la encargada de crear las consistentes pepitas de oro y el proceso apenas duran unos segundos a temperatura ambiente y con niveles de acidez neutros. Parece ser que esta partícula sería el modo más eficiente de producir nanopartículas de oro para la industria electrónica.

El rey Midas ha sido descubierto. Pero ojo, esta bacteria no crea oro de la nada, sino que se encarga de darle consistencia a partir de ciertas condiciones y entornos. Creer lo contrario sería creer en la magia.