Descubierto un punto caliente en un planeta fuera del Sistema Solar
Un punto de calor en un planeta situado fuera del Sistema Solar, a 44 años luz de nuestro planeta, en la constelación de Andrómeda, ha sido descubierto por el telescopio espacial Spitzer de la NASA. El planeta Upsilon Andromedae b es un gigante del tipo Júpiter caliente, que recibe este nombre por sus altísimas temperaturas y por su constitución gaseosa.

El descubrimiento ha sorprendido a los científicos que no pueden explicar esta situación, puesto que esa zona de calor está situada en una parte del planeta en la que no debería estar. Lo que sucede es que la parte más caliente de estos planetas gaseosos debería estar debajo de la cara expuesta a su estrella, algo que aquí no sucede. Investigaciones anteriores han demostrado que estos puntos calientes se pueden desplazar a causa de los fuertes vientos que desplazan el material gaseoso que hay a su alrededor.

Sin embargo, el hallazgo cuestiona muy seriamente esta teoría. Con el uso del sistema de infrarrojos, los astrónomos han recogido datos del planeta durante cinco días, el tiempo suficiente para ver el giro completo de Upsilon Andromedae b alrededor de su estrella. Esto ha permitido comprobar que el punto caliente del planeta está muy alejado del resplandor de la estrella.

Los científicos han valorado todo tipo de posibilidades que logren explicar este fenómenos, como vientos supersónicos que hayan calentado el material o interacciones con estrellas magnéticas, entre otras. Aunque los expertos tienen la esperanza de que cuantos más datos pueda recabar el Spitzer más secretos sean desvelados.

El telescopio espacial fue lanzado el 25 de agosto de 2003 desde el Centro Espacial Kennedy, y desde entonces su trabajo en infrarrojos ha ayudado a detectar numerosos objetos espaciales y a comprender mejor algunos misterios del universo.