Descubre el ave que vuela 6 meses seguidos
Nunca antes se había logrado demostrar. Ahora, un grupo de científicos, ha logrado demostrar que el vencejo real es un tipo de ave capaz de mantenerse durante seis meses enteros en el aire, sin tocar el suelo.

Realizan esta hazaña mientras se trasladan en su camino migratorio hacia África. Hasta ahora, nunca se había documentado, pero ya tenemos las pruebas. Vamos a descubrir cómo puede sobrevivir este apasionante animal seis meses en el aire.

Y es que mantenerse en el aire supone un consumo energético considerable, incluso para un vencejo real, cuya aerodinámica es claramente mejor que la de sus compañeros. Al parecer, incluso duerme mientras flota.

Fueron investigadores del instituto Ornitológico Suizo los que etiquetaron a seis vencejos reales para registrar sus evoluciones a lo largo de la migración. Así se pudo estudiar la energía que consumían, la frecuencia de las veces que se posaban en el suelo y otros datos.

Un año después, tras el proceso migratorio que llevó a los pájaros desde europa hasta África, los científicos recuperaron las etiquetas electrónicas y analizaron los datos con gran sorpresa. Así lo cuenta Joseph Liechti, encargado del estudio:

Cuando nos fijamos en los datos, nos quedamos totalmente impresionados -afirma Liechti a la revista del Smithsonian-. Durante su período no reproductivo en África, siempre habían estado en el aire.

Al parecer, estuvieron en el aire más de 200 días. No se puede descartar la posibilidad de que se posaran alguna vez, pues la etiqueta recopilaba datos cada cuatro minutos, pero parece que durante seis meses estuvieron en el aire.

Descubre el ave que vuela 6 meses seguidos

Misterio sin resolver

Este descubrimiento se realizó gracias a la utilización de un sensor diseñado para las aves. Se recogían datos de la velocidad, aceleración y ángulo del cuerpo del pájaro.

Así, se pudo tener controlada en todo momento su altitud. Y el resultado es claro y asombroso:

Se quedaron en el aire durante todo el tiempo que pasaron al sur del Sahara, el día y la noche. A veces simplemente se deslizan durante unos minutos, así que no hay movimiento, pero el ángulo del cuerpo indica que todavía están planeando en el aire.

Sigue siendo un misterio: no sabemos cómo se alimentan y cómo logran cumplir semejante hazaña sin tener que descansar.