Descubre por qué se nos arrugan los dedos bajo el agua
Esta es una de esas preguntas que nos hemos hecho tantas veces y a la que no hemos encontrado una respuesta estrictamente científica. ¿Por qué se nos arrugan las manos cuando las mantenemos bajo el agua?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Newcastle han explorado este asunto y han encontrado una explicación relacionada con nuestra evolución como especie. Toda una curiosidad que desarrollamos a continuación.

Al parecer, los dedos arrugados mejoran nuestro agarre a la hora de sujetar objetos mojados o submarinos. Es exactamente lo mismo que ocurre con los surcos de los neumáticos de nuestro coche. Al parecer, esta habilidad nos sirvió en tiempos pretéritos para la recolección de frutos en zonas húmedas.

Mitos y creencias

Hasta ahora se creía que las arrugas, tanto en las manos como en los pies, al mojarse, se producían por una reacción de la piel frente al agua, provocando su hinchazón. Sin embargo, este proceso es activo y premeditado.

Descubre por qué se nos arrugan los dedos bajo el agua

El arrugamiento de las extremidades ocurre por la constricción de los vasos sanguíneos, que a su vez es controlada de manera inconsciente pero racional por el sistema nervioso autónomo. Así que lo que parecía un mero efecto secundario, es mucho más que eso.

Sin embargo, ¿Por qué no tenemos los dedos siempre arrugados? Al parecer eso reduciría nuestra sensibilidad, por una parte, y aumentaría el riesgo de daños sobre la piel al actuar con objetos secos.