Descubre quién sobrevivirá cuando el Sol esté a punto de morir
De todos los finales posibles para el planeta Tierra, hay uno seguro: el final del ciclo de vida de nuestra estrella, el Sol. Si no se produce antes cualquier otro incidente catastrófico, esto ocurrirá dentro de 2.800 millones de años.

En ese momento, el Sol se expandirá y se convertirá en una gigante roja que nos abrasará y terminará por destruirnos. Pero no a todos. Descubre a continuación quién sobrevivirá a este desastre final.

A medida que nuestra estrella envejezca, la vida irá menguando en la Tierra porque las condiciones serán cada vez más duras. Los últimos supervivientes serán, claro, los seres más pequeños: seres unicelulares o microbios. Este tipo de partículas nos sobrevivirán durante al menos mil millones de años antes de que la vida cese por completo.

Estos cálculos se han realizado en el último Encuentro Nacional de Astronomía en Reino Unido, que tuvo lugar hace unos días en St Andrews. El proceso será así: primero caerán las plantas y los mamíferos (nosotros). Luego será el turno de peces e invertebrados. El agua se evaporará y las placas tectónicas cesarán en su movimiento. Esto ya debería ocurrir dentro de mil millones de años.

Así pues, los supervivientes serán los microbios extremófilos, especialmente adaptados para vivir en ausencia de oxígeno, alta presión y mucha salinidad.

Vida extraterrestre sencilla

El cálculo responde a modelos matemáticos aplicados a diversas estrellas. La conclusión principal es que, si existe vida extraterrestre, es muy probable que esta sea microbiana debido a la facilidad que tienen estos seres para sobrevivir. Otro tipo de seres, como nosotros, habitan los mundos en períodos muy cortos (si es que los habitan, cosa de la que no hay pruebas más allá de la Tierra). En palabras del ponente Jack O’Malley:

Si encontráramos un planeta parecido a la Tierra y pudiéramos ver que tiene vida sobre su superficie, sería más probable que esta fuera bacteriana en vez de la vida compleja que vemos actualmente en nuestro mundo.

Desde luego, es un futuro oscuro. Pero mejor eso que nada. Ya sabemos quienes quedarán aquí y lo fuertes que son. La vida compleja tiene los días contados.