Descubre por qué el ser humano evolucionó hacia la monogamia
En general, casi todos los mamíferos hemos evolucionado hacia la monogamia. Sin embargo, los científicos no habían conseguido descifrar el por qué de este cambio. Hasta ahora. Dos investigaciones publicadas en el mismo día parecen dar una explicación definitiva al asunto de la monogamia.

A continuación, repasamos los motivos por los que nosotros, los humanos, somos monógamos -o por lo menos tendemos hacia la monogamia-. Os sorprenderá.

El primer estudio, publicado en Science por dos investigadores de Cambridge, concluye que los machos forman parejas con la idea de proteger a sus compañeras. Puesto que defender a más de una hembra es algo muy complicado, toman la decisión de centrarse en una sola de ellas.

Así, han establecido una escala según tipos de mamíferos: Solitarios, socialmente monógamos y de vida en grupo. Parece que los solitariros y los habituados a vida en grupo han evolucionado hacia la monogamia.

Descubre por qué el ser humano evolucionó hacia la monogamia

Otro motivo de la monogamia: los bebés

Por otra parte, se ha publicado otro estudio realizado por las universidades de Manchester y Oxford que apunta hacia causas diversas. Parece ser que el riesgo de que los bebés sean heridos o asesinados es lo que ha propiciado la monogamia. Así lo explica Kit Opie, responsable del estudio:

Esta es la primera vez que las teorías de la evolución de la monogamia se han probado, mostrando de manera concluyente que el infanticidio es el conductor de la monogamia. Esto pone fin a la larga discusión sobre su origen en los primates.

Gracias a la monogamia, los hombres cuidan más a sus hijos (o al menos tienen esa tendencia). Con la ayuda de padre se reduce el período de dependencia infantil y las hembras pueden volver a reproducirse más pronto.

Así pues, el artículo trata de demostrar que el infanticidio masculino es la causa del cambio de un sistema de apareamiento de múltiples machos hacia la monogamia en los primates. En cambio, el cuidado biparental y solitario por las hembras son el resultado de la monogamia, no la causa.