Descubren el volcán más grande del mundo en las profundidades del Pacífico
Aunque parezca mentira, aún quedan muchas cosas por descubrir en nuestro propio planeta. Y el descubrimiento de hoy es una prueba de ello. Y no es poca cosa: acaba de descubrirse el volcán más grande de nuestro planeta.

Se llama Macizo del Tamu y se encuentra en el Océano Pacífico. Con una superficie de 310.000 kilómetros cuadrados se sitúa como el volcán más grande de nuestro planeta, equiparable al monte Olimpo de Marte. A continuación, todos los detalles.

Hasta ahora, el volcán más grande de la Tierra era el Mauna Loa de Hawaii, con una superficie de 3.200 kilómetros cuadrados. Pero ahora se ha descubierto, a 1.600 kilómetros al este de Japón, un volcán centenares de veces mayor.

El Macizo del Tamu se formó hace 145 millones de años y ocupa 310.000 kilómetros cuadrados. Es decir, es tan grande como las Islas Británicas. No hay ningún volcán, en nuestro planeta, que se acerque, ni por asomo, al tamaño de este. De hecho, es uno de los más grandes del sistema solar.

William Sager, de la Universidad de Houston, lleva 20 años estudiando este macizo. Por fin, veinte años después, ha podido probar sus tesis:

Se trata de un único volcán y no de un conjunto de ellos. En la Tierra no hay volcanes únicos más grandes o hasta el momento no han sido descubiertos. Para encontrar una comparación digna, hay que mirar al cielo hacia el planeta Marte, donde se encuentra el Monte Olimpo. Este volcán gigante, que es visible en una noche clara con un buen telescopio de aficionado, solo es un 25% más grande que el Macizo Tamu.

Descubren el volcán más grande del mundo en las profundidades del Pacífico

Un volcán único

Tamu es la parte más grande de una cordillera, Shatsky, repleta de volcanes submarinos. Permaneció activo durante unos pocos millones de años y luego se extinguió. Su cima está situada a 2.000 metros debajo del agua. Su base se encuentra a 6 kilómetros.

Su forma es diferente de cualquier otro volcán submarino que se encuentre en al Tierra y es muy posible que nos pueda dar algunas pistas sobe cómo se pueden formar volcanes masivos. El Tamu Massif tiene una forma muy baja y ancha, lo que significa que los flujos de la erupción de lava deben de haber viajado largas distancias en comparación con la mayoría de los volcanes de la Tierra.

El artículo científico se publicará en breve en la revista Nature Geoscience.