Descubren cómo murieron los bebés mamuts Lyuba y Khroma
Lyuba y Khroma son dos bebés mamuts que tienen más de 40.000 años, unos auténticos tesoros para la ciencia por su increíble estado de conservación gracias a una suerte de criogénesis que ha preservado sus cuerpos desde la Edad de hielo hasta la actualidad.

Se encontraron a unos 5.000 km de distancia, -en el noroeste y noreste de Siberia, respectivamente-, y aunque pertenecían a especies distintas, son muchas sus similitudes por edad y anatomía. Además, ahora sabemos que muy probablemente también compartieron un mismo negro destino.

Murieron ahogados

Un concienzudo estudio basado en tomografías computarizadas realizadas a los dos ejemplares nos permite conocer su historia. Según revela un nuevo trabajo dirigido por la Universidad de Michigan Ann Arbour, en Estados Unidos, ambos sufrieron un accidente similar que acabó con sus vidas de forma traumática.

El análisis detallado de los resultados de las tomografías, utilizadas para estudiar la anatomía de estos paquidermos prehistóricos, han ayudado también a reconstruir las circunstancias que acabaron con sus vidas, concluyendo que murieron por asfixia tras caer al agua e inhalar barro.

Descubren cómo murieron los bebés mamuts Lyuba y Khroma
Lyuba habría muerto en un lago, como evidencian los sedimentos hallados en su tracto respiratorio, que incluyen vivianita, un mineral que forma en los fondos de los lagos. Quizá estaba atravesando un lago durante el deshielo de primavera y una fina capa de hielo cedió bajo sus pies.

Igualmente, los científicos creen que Khroma se encontraba con su madre en la orilla de un río, también en primavera, y tal vez ésta derrumbó, fracturándole la columna vertebral , como puede observarse en las pruebas. Sorprendentemente, en el estómago de Khroma también encontraron leche todavía sin digerir, lo que hace suponer que se encontraría cerca de la madre cuando ocurrió el accidente.