Descubren en Canadá el agua más antigua del mundo
Existe un agua que es más antigua que todas las demás, y acaba de ser descubierta por un equipo de científicos de Gran Bretaña y Canadá.

Se encuentra en Ontario y ha pasado aislada y sin contacto con el exterior cerca de 2.000 millones de años (algunos calculan que mucho más). A continuación, descubriremos todos los detalles de esta antiquísima agua que nos permitirá conocer mejor nuestro pasado.

Como se sabe, el agua es un elemento básico para la vida, de modo que el estudio de este manantial tan antiguo (algunos expertos le otorgan hasta más de 2.500 millones años de antigüedad) es esencial para conocer el origen de la vida en el planeta Tierra. El trabajo se ha publicado hoy mismo en Nature.

Al parecer, estas reservas de agua podrían contener formas de vida prehistóricas que hayan seguido caminos evolutivos distintos. Y aún hay más. Al parecer, las rocas que atrapan estas reservas son muy parecidas a las de Marte, hecho que ha avivado la esperanza de encontrar agua en el planeta rojo.

Descubren en Canadá el agua más antigua del mundo

Presencia de hidrógeno y metano

Esta reserva se encuentra a 2.400 metros de profundidad, entre las rocas de una mina. El agua contiene hidrógeno y metano en diversas variantes, así como gases más nobles como el helio, el argón, el xenon o el neon.

La presencia de hidrógeno y metano tiene que ver con la interacción entre el agua y las rocas que la envuelven. Afortunadamente, estos gases benefician la existencia de microorganismos vivos que no han visto la luz del sol en 2.000 millones de años. El autor principal del estudio explica muy claramente el hallazgo:

Hemos encontrado un sistema hídrico interconectado en las profundidades de Canadá que tiene miles de millones de años de antigüedad y que es capaz de sustentar vida. Nuestro hallazgo es del máximo interés para los investigadores que tratan de comprender cómo los microorganismos pueden evolucionar en condiciones de aislamiento, y resulta crucial para estudiar la cuestión del origen de la vida, su sostenibilidad y desarrollo tanto en ambientes extremos como en otros planetas.

Aún se debe confirmar la existencia de vida en este sistema. De momento, el estudio ayudará a conocer mejor las condiciones de un planeta tan importante para nosotros como Marte y, de paso, el origen de la vida en nuestro planeta, que no es poco.