El deseo entre las personas depende de chispazos cerebrales
Más noticias que interesarán a los enamorados o a los que quieran enamorase pronto. Al parecer, científicos de la Universidad de Pasadena han realizado un descubrimiento interesante en el ámbito del deseo.

Según se ha descubierto, el chispazo que desencadena el deseo en el momento en que se ve una cara hermosa, enciende dentro del cerebro reacciones determinantes para el enamoramiento. Vamos a descubrirlo a continuación.

Cuando vemos a una chica o chico que nos gusta, se activa un área profunda del cerebro conocida como área ventral. Esta región está asociada con el procesamiento de recompensas. Al parecer, se trata de una manera de avivar el fuego en nuestro interior. Así pues, la base del amor es puramente química: 2 miliamperios de corriente que nos atraviesan.

El deseo entre las personas depende de chispazos cerebrales

El deseo puede inducirse

El hallazgo se ha realizado gracias a una técnica conocida como estimulación transcraneal de corriente directa (tDCS). Una corriente pasa por el cerebro a través de dos electrodos y así se puede evaluar el deseo de las personas implicadas en el estudio.

A los pacientes se les mostraron 19 caras de personas atractivas y se comprobó la actividad en el área ventral. Había rostros con expresiones neutras, generados por ordenador.

Uno de los grupos, el grupo de control, recibió estimulación eléctrica falsa. Pero aquellos que recibieron tDCS sintieron atracción por esos rostros neutros.

Así pues, la idea es muy sencilla: crear una medicina que provoque descargas continuas para hechizar a nuestros amantes predilectos. Pero claro, eso dificultaría mucho la naturalidad de nuestras relaciones. Lo que sí está claro es que se podrían desarrollar tratamientos médicos contra disfunciones de la zona ventral, como ocurre en el caso del Parkinson.