Descubren que nuestras caras sólo expresan cuatro emociones universales
Se suele decir que la cara es el espejo del alma. Nuestros músculos faciales ofrecen muchas variantes de movimiento y expresivas y, con ellos, podemos componer casi todo el espectro de emociones conocidas y estados de ánimo. Sin embargo, no todas las emociones son genuinamente básicas y universales.

Como sabemos, la manera de expresar ciertas emociones cambia según la cultura en la que nos encontremos. Y ahora un grupo de científicos de la Universidad de Glasgow han descubierto que sólo hay cuatro emociones expresadas universalmente con el rostro. Vamos a descubrir cuáles a continuación.

Paul Ekman, un reconocido antropólogo, estuvo fotografiando durante dos años los gestos de los miembros de la tribu Fore en Nueva Guinea. Posteriormente, mostró esas fotografías a individuos de todo el mundo y éstos pudieron reconocer las emociones sin problemas. De esta manera se concluyó que existían seis emociones básicas y universales, es decir, expresadas facialmente de la misma manera por toda la humanidad.

Cuatro expresiones faciales universales

Sin embargo, los investigadores de la Universidad de Glasgow se han servido de un potente software para recrear los músculos de la cara que participan en la recreación de las emociones y para clasificarlos. Este software, llamado Generative Face Grammar, ha permitido determinar que, en verdad, no hay seis emociones básicas y universales, sino cuatro. El motivo radica en que el miedo y la sorpresa comparten al principio un gesto en común: los ojos abiertos. Por otro lado, la ira y el asco comparten también otro gesto en común: la nariz arrugada. Las otras dos restantes son, naturalmente, alegría y tristeza.

La investigación, por lo tanto, pone en duda la idea de que la comunicación de las emociones humanas comprende seis categorías básicas, psicológicamente irreductibles. En cambio, sugiere que hay cuatro expresiones básicas de la emoción.

La idea, a continuación, consiste en analizar pormenorizadamente las variantes expresivas de cada cultura a partir de estas cuatro emociones principales. Todo un reto para el que la computación y las nuevas tecnologías serán necesarias.