Descubren un misterioso nuevo tipo de estrella
Miembros del observatorio de Ginebra han realizado un hallazgo más que sorprendente: han descubierto un nuevo tipo de estrella. El descubrimiento se ha producido gracias a la detección de las variaciones de su brillo mediante el telescopio Euler, situado en Chile.

A continuación, descubrimos este nuevo tipo de estrella que, según aseguran, desafía todo lo visto hasta el momento. Tanto es así que, según los propios científicos, la existencia de este nuevo tipo de estrella viola las teorías vigentes.

La anomalía se encontró tras observar el brillo y sus variaciones de más de tres mi estrellas del cúmulo estelar abierto NGC 3766 a lo largo de siete años. Este cúmulo se encuentra a cerca de 7.000 años luz de la Tierra, precisamente en la constelación del Centauro, y tiene más de 20 millones de años de antigüedad.

Al parecer, 36 estrellas de este cúmulo siguen un patrón extraño. En ellas hay pequeñas variaciones de brillo que suponen un 0,1% del brillo normal de las estrellas. Las variaciones se producen entre dos y veinte horas.

Descubren un misterioso nuevo tipo de estrella

Velocidad de giro muy alta

Hasta ahora se conocían muchas estrellas variables o pulsantes (debido a su variación de brillo). Esta misma variación depende de las propiedades de su interior. Tanto es así, que existe una nueva rama de la ciencia conocida como Asterosismología (escuchar las estrellas) y que permite conocerlas en su interior gracias a sus pulsaciones.

Sin embargo, este nuevo tipo de estrella es todo un reto para los astrónomos que la han descubierto. No hay ningún modelo teórico que prediga variaciones parecidas. Otro elemento clave es su rotación: giran a una velocidad superior a la mitad de su velocidad crítica (la velocidad crítica determina el inicio de su inestabilidad).

Este giro tan rápido, al parecer, determina sus propiedades internas, pero aún no se sabe en qué medida. Queda ahora por delante una apasionante investigación para dilucidarlo.