Descubren un nuevo dinosaurio volador
Este dinosaurio lucía un cuerpo cubierto de plumas y una cola emplumada de unos 30 cm de longitud que curiosamente recuerda a la de un ave del paraíso. Bautizado como Changyuraptor yangi, este fósil encontrado en China por un equipo internacional de paleontólogos data de unos 125 millones de años. Su hallazgo es una prueba más sobre el origen dinosauriano de las aves.

En efecto, el descubrimiento de este nuevo dinosaurio microraptor apoya la idea de que las primeras aves heredaron el vuelo de sus precursores dinosaurios, al tiempo que fortalece la teoría de que las primeras aves también podrían haber utilizado las cuatro extremidades para volar.

El dinosaurio de cuatro alas más grande

Si los 30 cm de cola lo convierten en el dinosaurio con la cola más larga, sus dimensiones también permiten afirmar que es el dinosaurio de cuatro alas más grande que se conoce. Su tamaño superaba al de un albatros o un águila, lo que demuestra por primera vez que su gran tamaño no era impedimento para volar.

“Tiene sentido que tuvieran plumas especialmente grandes en la cola, ya que habrían necesitado un control adicional” para disminuir la velocidad al descender, explican los descubridores del fósil y autores del artículo, publicado en la revista Nature Communications.

Descubren un nuevo dinosaurio volador
Aunque el descubrimiento es sorprendente, no puede decirse que se trata de una absoluta sorpresa, pues son muchos los dinosaurios con características avianas encontrados en China, así como los fósiles de aves que parecen dinosaurios. A pesar de ser numerosos, estos hallazgos todavía no permiten asegurar que el vuelo sea una característica primigenia atribuible a los dinosaurios que evolucionaron en esa línea.

Anchiornis huxleyi, la criatura emplumada más antigua que se conoce, data de hace 155 millones de años. Se encontró en China hace un lustro, medía unos cincuenta centímetros, tenía cuatro alas y las plumas le cubrían todo el cuerpo.