Planeta sistema solar
El Sistema Solar tiene un nuevo miembro, un planeta enano llamado 2012 VP113 que se ha localizado más allá del límite conocido, según ha descubierto una investigación conjunta de Scott Sheppard, del Instituto Carnegie, en Washington, y Chadwick Trujillo, del Observatorio Gemini, en Hawai, Estados Unidos.

La existencia de 2012 VP113 ha traído un segundo descubrimiento: la posible presencia de un planeta que influye en su órbita, y cuyo tamaño sería de hasta diez veces el tamaño de la Tierra.

La importancia de haber identificado a 2012 VP113 es su poder para redefinir nuestra comprensión del Sistema Solar, apunta Linda Elkins-Tanton, investigadora del Instituto Carnegie. Básicamente, se ha encontrado que 2012 VP113 tiene una órbita que se mantiene incluso después de la del planetoide Sedna, hasta ahora el objeto conocido más lejano de nuestro Sistema Solar.

Por lo tanto, el 2012 VP113 es el objeto más lejano del mismo. Para situarnos, el punto orbital más cercano de 2012 VP113 al Sol está a alrededor de 80 veces la distancia de la Tierra al Sol. Una distancia increíble, si tenemos en cuenta que la separación media entre la Tierra y el Sol equivale a 149 597 870 km, una medida astronómica conocida como unidad astronómica o UA.

Podría pertenecer a la Nube de Ort

Aunque la tecnología actual no permite detectarlos, Sheppard y Trujillo creen que pueden existir unos 900 objetos de este tipo, con órbitas como Sedna y 2012 VP113 y de tamaño superior a los 1.000 kilómetros. La población total de la Nube de Oort, una gigantesca nube en la exterior del Sistema Solar, podría superar la del Cinturón de Kuiper, el lugar donde se originarían los cometas, que orbitan alrededor del Sol a una distancia de entre 30 y 100 UA.
Descubren un nuevo planeta que redefine el Sistema Solar
La similitud en las órbitas de Sedna, 2012 VP113 y algunos otros objetos cerca del borde del Cinturón de Kuiper o sistema solar externo hace sospechar que un cuerpo perturbador masivo desconocido explicaría esa semejanza. Ese planeta enorme estaría en una zona que no se ve pero influiría en ambas órbitas.