Descubren un planeta que podría ser habitable
¿Imaginas poder vivir en otro planeta como lo hacemos en la Tierra? Esa utopía podría estar cada vez más cerca, y no tanto por avances tecnológicos, sino gracias a nuevos hallazgos de exoplanetas que, sorprendentemente, tiene características similares al nuestro.

El reciente descubrimiento de Kepler 186F por la NASA es el gran ejemplo. Aunque se encuentra fuera de sistema solar, los científicos piensan que podría tratarse de un planeta habitable. Y, en todo caso, sea más o menos viable, constituye un gran paso adelante para encontar otros mundos que lo sean.

Más frío que la Tierra

Kepler 186F es un planeta extrasolar potencialmente habitable, de un tamaño similar al de la Tierra, si bien se trata de una versión más fría y sus océanos serían poco profundos.

En teoría, al menos, podría existir agua y vida, aunque se desconocen detalles fundamentales que permitirían afirmar éste y otros aspectos. A través de deducciones, sin embargo, sí se ha concluido que la luz de su sol es más tenue, llegando a recibir en torno a la una sexta parte que nosotros.

Las consecuencias de esta matizada energía solar se traducirían en unos amaneceres y atardeceres más rojizos, en unas plantas de una altura menor, especialmente verdosas, con un tono oscuro que es propio de vegetales a los que da menos el sol.

Descubren un planeta que podría ser habitable
Más detalles curiosos: sólo tarda 130 días en completar la órbita alrededor de su estrella… ¿Pero, realmente es habitable? La comunidad científica está dividida. Mientras el equipo que lo ha descubierto y otros muchos expertos opinan que sí lo es, otros sostienen que quizás se trate de un planeta seco y frío, como Marte o, como mucho, un planeta cubierto de hielo, como lo fue la Tierra. En todo caso, como afirma Staphan Kane, uno de sus descubridores, “sea como fuere, es fácil imaginar que alguien pudiera llegar allí y caminar sobre su superfiie”.