Descubren un río de hidrógeno que fluye por el espacio
Un equipo de astrónomos de la Universidad de West Virginia acaba de realizar un descubrimiento asombroso: un río de hidrógeno que fluye a través del espacio, al estilo de los ríos que tenemos aquí, en la Tierra.

Este río está compuesto por un filamento de gas muy débil que se dirige hacia la galaxia NGC 6946. Al parecer, podría ayudar a explicar por qué las galaxias espirales pueden mantener su ritmo de creación de estrellas. A continuación, todos los detalles.

D.J. Pisano es el líder del equipo que ha descubierto este curioso río espacial. Explica así el fenómeno:

Sabíamos que el combustible para la formación de estrellas tuvo que venir de alguna parte. Sin embargo, hasta ahora solo hemos detectado el 10% de lo que sería necesario para explicar lo que observamos en muchas galaxias. Una teoría dominante dice que ríos de hidrógeno, conocidos como flujos fríos, pueden estar transportando hidrógeno a través del espacio intergaláctico, impulsando la formación de estrellas clandestinamente. Pero este hidrógeno ha sido, sencillamente, demasiado difuso para haber sido detectado hasta ahora.

En efecto, galaxias como la nuestra mantienen un ritmo constante de formación de estrellas. En cambio, otras como la NGC 6946 tienen un ritmo mucho más activo.

Al parecer, este halo de hidrógeno es una característica que se observa habitualmente en este tipo de galaxias. Sin embargo, no se conocían flujos de hidrógeno procedentes del espacio exterior.

Diversas teorías

Gracias al Green Bank Telescope, el equipo de Pisano pudo detectar el brillo emitido por el hidrógeno. Este río conecta la galaxia NGC 6946 con sus vecinos más cercanos. Según la teoría, las galaxias más grandes podrían recibir estos flujos constantes de hidrógeno frío provenientes de otras galaxias menos masivas.

Por otro lado, el río podría ser el resto de un encuentro entre dos galaxias. De ser así, debería haber una población de estrellas en el filamento de hidrógeno, cosa que no ocurre.

En cualquier caso, se trata de un descubrimiento de lo más curioso que nos ayudará a comprender mejor la creación de nuevas estrellas.