Descubren un volcán humeante debajo del hielo de la Antártida
Soprendente descubrimiento el que os traemos hoy. Un equipo de investigadores de la revista Nature Geoscience, acaba de anunciar el descubrimiento de un volcán situado a un kilómetro bajo el hielo de la Antártida.

Lo sorprendente de este volcán es que se encuentra activo y humeante a pesar de encontrarse sepultado bajo semejante cantidad de hielo. Todo un misterio que desentrañamos a continuación.

En 2010 se captaron los primeros indicios de dicho volcán, aún sin nombre, gracias a los sismógrafos que se extendieron en la Tierra de Marie Byrd, situada en la zona occidental del continente.

Sorprendentemente, los sismógrafos se toparon con dos ráfagas de eventos sísmicos bastante extrañas. Tras realizar los pertinentes experimentos, descubrieron que se trataba de un volcán sepultado. Se sospechó de un volcán desde el primer momento debido a la debilidad de los eventos sísmicos y a su baja frecuencia.

La idea es sencilla: allí donde se producen los eventos sísimicos hay una elevación de la topografía del manto. Además, los datos de radar muestran que hay un tupida capa de ceniza mezclada con el hielo a una profundidad de un kilómetro.

Según se ha podido saber, el volcán tiene una edad de cerca de 8.000 años. No es algo extraño si tenemos en cuenta que la mayor parte de las montañas de la Antártida son de origen volcánico. Lo curioso es que en esa zona en concreto es poco usual encontrar volcanes. Y menos aún activos y sepultados.

Para que se liberara el kilómetro de hielo que hay sobre el volcán, sería necesaria una erupción un millar de veces más potente que una erupción típica. En ese caso, el volcán crearía millones de galones de agua debajo del hielo y alimentaría la cuenca que desemboca en el mar, cambiando de manera casi imperceptible su nivel. Afortunadamente, un fenómeno tan espectacular como éste, nunca llegará a ocurrir.