Descubrimiento sobre el amor: las ranas prefieren aparearse con machos multitarea
Está claro que las relaciones amorosas son siempre complicadas. Y no sólo para los seres humanos. Se acaba de descubrir algo muy interesante acerca de las ranas, que podría tener resonancias en lo que nosotros, como humanos, entendemos por amor.

Al parecer, las hembras de rana escogen a sus parejas reproductivas a partir de su potencial y estado de salud. Pero también hay otro factor interesante: prefieren también a los machos capaces de realizar multitareas. A continuación, más.

El tipo de rana que se ha tomado como modelo es la arbórea gris. Estas ranas eligen a su pareja por su canto. Este canto, emitido por los machos, en una suerte de ritmos que tienen una duración media de entre 20 y 40 sonidos por minuto.

Las hembras escuchan este canto pero no se conforman con él. Eligen a aquellas parejas que son capaces de realizar el baile ritual al mismo tiempo que el canto, es decir, aquellos habilidosos multitarea.

Paralelismos con los humanos

La investigación, llevada a cabo por la Universidad de Minnesota, se ha publicado en la revista científica Animal Behavior. Tras el estudio de más de un millar de baladas de rana, descubrieron que los machos intentaban forzar la duración de sus llamadas y que, sin embargo, eso no era suficiente para conseguir aparearse. En referencia al comportamiento humano, la investigadora principal del estudio, Jessica Ward, lo deja claro:

Es fácil imaginar que, como las mujeres, una rana prefiere una pareja multitarea, es decir aquélla que es capaz de cocinar, tener un buen sueldo y llevar a tiempo a los niños al partido…

Por otra parte, aunque parezca extraño, este estudio servirá para perfeccionar estudios sobre el oído y para crear mejores tecnologías en audífonos. No sólo se trata de un análisis de los comportamientos amorosos, sino que va mucho más allá.