Detectan la primera luz emitida por el Big Bang
Observar cómo fue el Big Bang es posible. Por ejemplo, si vemos en el cielo una estrella situada a 20 años luz, lo que estamos viendo es la luz que emitió esa estrella hace 20 años. De manera que si seguimos explorando en la distancia y la lejanía, terminaremos por ver la luz inicial del Big Bang, esto es, a 13.800 millones de años luz.

Esto es lo que se ha podido ver por primera vez. Y es un descubrimiento de primera magnitud que nos ayuda a comprender mejor nuestro origen. A continuación todos los detalles.

Según creen los astrofísicos, apenas un segundo después del Big Bang, el universo se expandió muy rápidamente con un proceso conocido como inflación. Entonces el universo era plasmático y caliente: la luz no podía atravesarlo. Pero 380.000 años después, se produjo un enfriamiento que causó que el universo se volviera transparente, como lo es ahora, y permitiera el paso de la luz.

La primera luz del universo

Lo que se ha visto, pues, es la primera luz que acontenció tras el Big Bang, a partir el análisis de la firma del Big Bang, que no es otra cosa que la radiación cósmica de fondo de microondas. Esta firma pudo observarse hace algunos años gracias a las sondas WMAP y Planck.

El mapa de radiación cósmica de fondo de microondas que se obtuvo estaba representado por colores que marcan las minúsculas variaciones de temperatura en regiones de distinta densidad. La polarización recibe el nombre de modos E. Pero existe una pequeña parte, que sólo ha podido ser observada ahora, llamada modos B.

¿Qué significa este hallazgo? La detección de esta pequeña señal de modos B por lente gravitatoria es un hito importante hacia la medición de otro tipo de modos B más esquivos, creados durante la inflación del Big Bang. El descubrimiento permitirá demostrar, primero, la existencia del Big Bang y, en segunda instancia, sus características concretas.