Dos naves espaciales de la NASA se estrellan contra la Luna
Hoy dos misiones de la NASA en la Luna finalizan su recorrido. Tanto la nave Gravity Recovery como la Interior Laboratory se estrellarán hoy contra uno de los polos de nuestro satélite.

Ambas sondas han sido las encargadas, en los últimos años, de diseñar un mapa gravitatorio de alta resolución del satélite de la Tierra. Sin embargo, al acabarse su combustible se han visto obligadas a cesar su actividad y a caer contra el firme lunar. Vamos a descubrir su trabajo y cómo ha ocurrido el choque.

Las dos sondas de los dos programas de investigación se conocen bajo el nombre de Ebb y Flow, y fueron colocadas en órbita en diciembre de 2011 y enero de 2012, respectivamente.

Su cometido ha sido el de examinar la estructura interior y la composición de la Luna. Con los datos recabados han realizado un mapa gravitatorio del satélite que ha servido para descubrir múltiples características del astro que nos acompaña.

Por otra parte, el análisis ha permitido desvelar que el campo gravitatorio de la Luna es completamente distinto al de cualquier cuerpo del sistema solar.

Un final estrellado

Ahora que la misión ha concluido, ambas sondas han realizado un descenso controlado para estrellarse cerca del polo norte Lunar. El choque se ha producido a las 11:28, hora española peninsular.

Hasta la fecha volaban a una altura que oscilaba entre los 55 kilómetros y los 23 kilómetros.

El propio proceso de estrellado contra la Luna servirá a los científicos de la NASA para elaborar un último experimento con el que se pretenden calibrar los modelos computacionales de gasto de combustible. Y es que la ciencia avanza en cualquier circunstancia y, en el espacio, se aprovecha todo hasta el último momento.