¿El agua del váter gira en un sentido u otro según el hemisferio?
Se suele decir que el agua del váter (o del lavabo), cuando se desagua, gira en sentido opuesto según el hemisferio en el que estemos. Eso es falso. El hemisferio en el que estemos no determina de manera unívoca la dirección del agua en el desagüe.

Y es que al tirar de la cadena se produce un efecto físico muy complejo e interesante. Vamos a tratar de explicarlo a continuación, para certificar o desmentir mitos.

En el funcionamiento de un desagüe de baño intervienen múltiples factores. Su suma determina el tipo de remolino y dirección que se creará al tirar de la cadena.

Algunos de los factores más evidentes son: la forma de la pila y la rugosidad y material de su superficie. Por otra parte, la forma del orificio también tiene importancia, así como el estado del agua antes de tirar de la cadena (reposo, agitada, etc)

¿Qué influencia puede tener el hemisferio terrestre en el que estemos? Porque, visto el problema de manera general, parece que tiene una incidencia más que menor un detalle que siempre se comenta, que es vox populi.

¿El agua del váter gira en un sentido u otro según el hemisferio?

La fuerza de Coriolis

El sentido de rotación del agua en el váter tiene que ver con su trayectoria, es decir, se trata de un problema de dinámica insertado en un sistema de rotación en el que operan la fuerza centrífuga y la fuerza de Coriolis.

Como sabemos, al girar la Tierra sobre sí misma, este movimiento tiene un efecto sobre todo lo que está posado en ella (fuerza de Coriolis). Esta fuerza actúa en sentidos contrarios según los hemisferios y la intensidad de la misma depende de la latitud en proporción a la velocidad de rotación de la Tierra añadida a la velocidad del objeto que se mueve (en este caso, el agua)

Sin embargo, aplicando el cálculo al movimiento del agua al tirar de la cadena, obtenemos que la fuerza de Coriolis apenas es perceptible frente al resto de factores. Por este motivo, aunque puede ayudar determinar el sentido de rotación del agua, no es en absoluto la responsable de ello, tal y como piensa la gente. En una escala mucho mayor, la fuerza de Coriolis podría ser la dominante, pero no en el caso de los retretes.

Así que la respuesta a la pregunta inicial es: El agua del váter gira en un sentido u otro en función del tamaño del váter y no por causa directa del hemisferio en el que está.