El cambio climático expande enfermedades
El calentamiento global del planeta trae consigo importantes consecuencias en la naturaleza de nuestro planeta que ponen en serio peligro la biodiversidad de las especies vegetales y animales, provoca desastres naturales importantes, y amenazan nuestro estilo de vida. Los científicos advertían desde hace tiempo lo que ahora todos nosotros conocemos y que ha sido confirmado por la Organización Mundial de la Salud: el cambio climático afecta a nuestra salud.

De hecho en determinadas regiones del mundo el incremento de los fenómenos meteorológicos más extremos y preocupantes provocan la aparición de enfermedades relacionadas con estas situaciones. La OMS ha confirmado que las consecuencias de estos cambios de temperaturas se dejarán sentir a largo plazo, aunque algunos efectos ya empiezan a ser ligeramente visibles.

Según los expertos, el sur de Europa será cada vez más seco en el futuro, mientras que en el norte de nuestro viejo continente, la humedad y las temperaturas más cálidas serán la nota predominante. Como es lógico, estos cambios afectarán a la salud de los seres humanos. Es más, se sabe que existe un vínculo entre el estrés térmico y el número de muertes, cada vez más evidente.

Uno de los principales desastres naturales que más vidas se cobra son las inundaciones. En Europa entre 1995 y 2004, tuvieron lugar algo más de 30 desastres naturales de estas características que terminaron con la vida de unas 1.000 personas. Mientras que enfermedades como la borreliosis (enfermedad infecciosa transmitida por las garrapatas) y la encefalitis centroeuropea (infección viral que afecta al cerebro y al cordón espiral) han alcanzado países como Suecia o determinados puntos de la geografía de la República Checa. Una vez se pone en evidencia los peligrosos y riesgos que a largo plazo podemos padecer los seres humanos y las especies animales y vegetales, como consecuencia directa de los cambios de las temperaturas.