El camuflaje en el reino animal
Cuando pensamos en camuflaje el primer animal que nos viene a la cabeza es el camaleón, aunque existen en el reino animal una gran diversidad de especies que poseen este curioso don. Camuflarse adaptando las características del entorno es una de las capacidades de muchos animales, algunos de ellos también mamíferos, aunque en el caso de los peces y de los anfibios esta capacidad está mucho más desarrollada. Y esto se debe al gen agrp2, su proteína permite a los peces cambiar rápidamente su color.

Un grupo de científicos norteamericanos han sido los responsables de este descubrimiento, aunque de momento la proteína solo se ha encontrado en la trucha, el salmón y el pez cebra. De este modo, el gen se une a la familia de los agouti, y a los otros dos primeros genes que están presentes en los seres humanos, son los determinan la pigmentación de la piel y del cabello y otro puede llegar a ser determinante en temas de obesidad y diabetes.

El primero de estos genes es el que provoca cambios en la pigmentación de la piel, mientras que el segundo actúa en el cerebro, una especia de inhibidor del apetito. Por último, este tercer gen agrp2, afecta a los dos genes hormonales que participan en la producción de melanina.

Algunos animales como el tigre tiene un camuflaje más moderado mientras que el camaleón, grulla gris real o los nudibranquios tienen más desarrollada esta capacidad y por lo tanto su camuflaje es más llamativo.

El pez piedra es otro claro ejemplo, este animal imita a la perfección su entorno de tal forma que es realmente difícil identificarlo. El grillo de los bosques es capaz de imitar a la perfección con las hojas de los árboles, gracias a su gran parecido con ellas. Muchos de estos animales utilizan el camuflaje como una forma de ocultarse de sus depredadores mientras que otros como el tigre lo hacen para prepararse para atacar a sus víctimas.