El cartón como fuente de energía
La empresa japonesa Sony acaba de descubrir una fuente de energía alternativa de lo más peculiar. A la energía eólica, solar, hidroeléctrica o los biocombustibles, se suma también el cartón, que según diversos experimentos realizadas por Sony, es una fuente de energía totalmente factible. Una investigación que ha requerido cuatro años de esfuerzo y de trabajo, por parte de la empresa líder en consumo de aparatos de electrónica, imagen y sonido, que ha culminado con gran éxito.

La clave para utilizar el cartón como fuente de energía es descomponerlo, mediante la intervención de dos grupos de enzimas. Las primeras fragmentan la celulosa, mientras que las segundas procesan el azúcar resultante para obtener iones de hidrógeno y electrones. El hidrógeno se mezcla con el oxígeno del aire y forma agua, mientras que los electrones son los responsables de generar electricidad.

Una sorprendente fuente de energía totalmente respetuosa con el medio ambiente, y que ha sido denominada biobatería. Para demostrar este hallazgo, Sony realizó una pequeña exhibición en la ciudad japonesa de Tokio, durante un evento de productos ecológicos que sorprendió a todos los asistentes.

Un interesante descubrimiento que según la propia empresa Sony, podría ser utilizado en dispositivos tecnológicos. Por el momento esta singular fuente de energía no sería capaz de alimentar a un simple reproductor digital, ya que todavía se encuentra en su fase inicial y serán necesarias más investigaciones y pruebas.

En cualquier caso, no deja de ser un hallazgo de lo más curioso, que en un futuro próximo podría sustituir a las baterías tradicionales. Lo que sí es cierto es que en la actualidad su explotación comercial es imposible, sin embargo, tal vez dentro de unos años nos encontremos en cualquier comercio de electrónica esta innovadora fuente de energía.