El cerebro de los Neandertales se desarrollaba de manera diferente que el nuestro
Nuestros antepasados, los Neandertales, son en muchos aspectos más diferentes a nosotros de lo que algunos científicos pensaban en un principio. Ciertas investigaciones han conseguido demostrar estas desigualdades y una de ellas es que los cerebros de estos primitivos seres humanos tenían un desarrollo diferente al de los humanos modernos.

El estudio ha constatado que el patrón de desarrollo cerebral después del nacimiento puede estar determinado por diferencias cognitivas entre los humanos modernos y los neandertales. Estas cuestiones han dado lugar a numerosos debates entre antropólogos y arqueólogos, puesto que el tamaño de ambos cerebros es muy similar por lo que estas diferencias no tendrían ningún sentido.

A pesar de esta característica, en los últimos años se ha descubierto que la organización interna del cerebro es mucho más importante que su tamaño, puesto que condiciona en gran medida el desarrollo del cerebro y es determinante en nuestras capacidades cognitivas.

La investigación ha conseguido poner en evidencia el hecho de que después de nacer, los humanos modernos tenemos un patrón único de desarrollo cerebral, algo que no sucede con los neandertales, y que por lo tanto supone un rasgo muy importante y que nos diferencia.

Asimismo, en el estudio se realizó una comparación entre el genoma de los neandertales y el de los humanos modernos y los datos revelaron que varias regiones de ambos cerebros presentan características fundamentales de selección positiva en el humano moderno. Por lo tanto, la comunidad científica de un Instituto de Alemania, donde se llevó a cabo el estudio, confirma que la selección se produjo después de la separación de ambas especies.

Algunas de esas regiones determinan nuestro desarrollo mental y cognitivo, lo que demuestra una vez más que las diferencias entre los humanos prehistóricos y nosotros existen mayores diferencias de las que se creían en un principio.