El cruce entre sapiens y neandertales ocurrió hace 50.000 años
La ciencia ya lo reveló en su día: el ADN del hombre moderno tiene un pequeño pero significativo porcentaje procedente de los neandertales que, en el caso de los habitantes de Europa y el este asiático, ronda el 2 por ciento. Curiosamente, se trata del mismo porcentaje que el de los restos fósiles de un humano moderno de hace 45.000 años encontrados en Siberia.

El hallazgo de estos datos genéticos ha permitido a la ciencia determinar con más exactitud que hasta ahora la fecha en la que se habría producido el cruce entre poblaciones de sapiens y neandertales, hasta ahora situada en una horquilla entre los 37.000 años a los 86.000 años.

Confirmando esta teoría, según un nuevo estudio del Instituto Max Planck (Alemania) publicado en la revista Nature, el cruce se produjo coincidiendo con la expansión del hombre moderno fuera de África, hace entre 50.000 y 60.000 años.

El genoma humano más antiguo

Los restos analizados constituyen el genoma humano más antiguo secuenciado hasta ahora y corresponden a un fémur relativamente completo de un humano moderno temprano, que vivió entre 7.000 y 13.000 años después de que ocurriera el mestizaje. A su vez, el individuo analizado vivió en el momento en el que se estima que se produjo la división entre occidentales y euroasiáticos, compartiendo rasgos de ambos.

El cruce entre sapiens y neandertales ocurrió hace 50.000 añosLa diferencia está en la longitud de los segmentos del ADN neandertal, mucho más largos en los restos analizados que en humanos actuales, lo que ha permitido afinar el momento en el que el ADN neandertal pasó a formar parte del genoma del ser humano moderno. Una mezcla que posiblemente se produjera en Oriente Próximo, concluye el estudio.

El estudio también aporta datos sobre la alimentación de este individuo masculino. Básicamente, se concluye que la flexibilidad alimentaria podría haber supuesto una ventaja para adaptarse al entorno, lo que facilitó su expansión por Eurasia. Por contra, los neandertales no tuvieron tanta suerte.